Este restaurante está lejos del ajetreo de la Altea vieja. Cocina francesa de calidad a un precio inmejorable, siempre sorprenden con platos nuevos