Altea presenta un escenario marino inigualable para los deportes náuticos. Los fondos marinos de la localidad presentan una colorida vida acuática, con multitud de especies inofensivas que deambulan por paisajes de gran belleza y valor medioambiental.

Entre nuestros enclaves favoritos se encuentran:

La Olla, al cual se accede mediante la playa que se encuentra enfrente del illot a la altura del Hotel Villa Gadea. Esta playa goza de aguas tranquilas y cristalinas, por lo que practicar un deporte acuático, es una auténtica gozada.

El fondo de este magnífico lugar presenta unas formaciones rocosas donde se crea el ambiente perfecto para la vida de pulpos, así como gobios y blenios que se asoman expectantes.

Por otra parte, las verdes praderas de Posidonia oceánica forman el hogar perfecto para diferentes especies, como la nacra Pinna nobilis.

Cap Negret, este enclave es uno de los más interesantes, pues la playa Cap Negret acaba en su extremo norte en una punta rocosa, el cabo, que da paso a la pequeña cala del Soio. Los fondos de este enclave son muy relevantes para un paseo de snorkel.

Para el descubrimiento de este enclave, recomendamos bordear el rocoso cabo de Cap Negret.

En el recorrido se encontrarán paisajes de piedras de mediano tamaño que se alternan con claros de arena y el tapizado constante de algas pardas, que crean un fondo colorido.

 

Mascarat. Para acceder a este maravilloso bien, se deberá llegar al puerto deportivo Luis Campomanes y seguir la bifurcación que llevará a la playa del Mascarat.

En este punto se pueden encontrar diferentes praderas de plantas marinas que albergan una gran cantidad de vida marina.

La Solsida es una cala discreta pegada al puerto deportivo de Porto Senso. Esta cala es fantástica para gozar con la familia de un buen día de snorkel. Esta playa es muy tranquila, por lo que se puede disfrutar de unas buenas vistas acuáticas. Si se nada alrededor de 200 metros, se podrá visualizar un cinturón de frondosa posidonia a su alrededor, con el incesante pacer de los bancos o cardúmenes de salpas, y bonitos contraluces que dibujan una alargada ventana excavada en la roca sumergida.